Translate

viernes, 14 de noviembre de 2014

El Barcelona de Luis Enrique: los problemas (2/3)

En la anterior entrada vimos una pequeña introducción a la táctica que Luis Enrique ha pensado para su nuevo equipo, pero comentamos la existencia de algunos problemas que están impidiendo el buen desenvolver del juego del Barça.
  • La defensa central: es decir, los centrales + el mediocentro.  En el centro de la zaga con Mathieu -el único al que no se le pueden poner pegas hasta ahora- superando una lesión, el Barça ha pasado de pecar de falta de efectivos en número a falta de garantías a en el rendimiento de los mismos.  Mascherano, de 10 cuándo el rival ataca con el balón raso, es un verdadero dolor de cabeza en centros laterales y golpes francos indirectos.  A Bartra, a pesar de el gigante salto en su rendimiento, le siguen faltando algunos años de experiencia para jugar ante equipos de gran entidad, además de sufrir en la adelantadísima línea defensiva del Barcelona por su lentitud. También está Vermalaen, cuyo debut quien sabe si llegará a producirse jamás, y finalmente, el caso más interesante, el de Piqué.  Criticado por su comportamiento fuera del terreno de juego, se suele ser injusto con lo que ofrece dentro de él, aunque por otra parte es un objetivo criticar sus habituales errores puntuales que empañan actuaciones que son buenas durante la mayor parte del encuentro.  Respecto al mediocentro, Busquets, un experto para liderar el "embotellamiento" del rival cuándo el Barça tiene la posesión muy arriba, es lento y está muy solo si el rival ataca en transición.
  • Los laterales: los laterales azulgranas son quizás los más discutidos del mundo entre los que forman parte de grandes clubes.   Alves, considerado hasta hace nada el mejor del mundo en su posición, llama más la atención ahora por la irresponsabilidad que denotan pérdidas del balón inexplicables.  Alba ni defiende bien (su reposicionamiento de extremo a lateral se llevó a cabo en el Valencia, habiendo acabado ya su periodo de formación) ni tiene la calidad técnica que se necesita para el rol que Luis pide a los laterales.  A Adriano, interesante por su condición de ambidextro, tampoco se le puede dar mucha continuidad debido a sus constantes problemas musculares, mientras que ni Montoya ni Douglas parecen tener el nivel suficiente como para jugar en un equipo europeo que deba ser candidato a ganarlo todo.
  • Los interiores: el radical cambio que los interiores, ahora con más importancia en la defensa, han experimentado con Luis Enrique respecto a temporadas anteriores han generado incógnitas en el papel reservado a Iniesta, Rafinha y Xavi.  Los dos primeros por su condición de centrocampistas totalmente ofensivos, y al egarense por ser un constructor del juego sin calidad en la destrucción del mismo.  Rakitic, a pesar de las críticas recientes, demostró en los primeros encuentros tener capacidades de sobra para hacer lo que Luis le pide, ésto es, en primer lugar apoyar a Messi en la salida del balón, segundamente ser intenso en la presión para robar, y en tercer lugar sorprender por medio de disparos desde fuera, incorporaciones al área para rematar centros laterales o pases en profundidad.  El bajón en su rendimiento tiene seguramente algo que ver con el golpe a su confianza que le supuso ser señalado (pasando al banquillo) después de la derrota ante el PSG.  Al tener en un mal momento al único jugador con cualidades para llevar a cabo la nueva función demandada, Lucho a vuelto en partidos recientes al xavisistema, donde se recupera el papel interior de los centrocampistas (con Xavi cómo director de orquesta) y la presencia de los extremos.

Así finaliza la segunda parte de este análisis, que concluirá con una tercera entrada donde se propondrán soluciones concretas e incluso algún que otro nombre para resolver las dificultades que está experimentando el Barcelona.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada