Translate

jueves, 20 de noviembre de 2014

El Barcelona de Luis Enrique: propuestas de solución de los problemas (3/3)

Esta entrada, la última de las 3 que dedico al Barça de Luis Enrique, es la más subjetiva de todas ellas, ya que comento los jugadores (internos o de otros clubes) que a mi parecer podrían funcionar en la táctica que parece querer aplicar el técnico asturiano.  Debería ser tomada pues más como un divertimiento personal que como una entrada de análisis.

Defensa central: el gran salto adelante lo daría el Barça con algo simple pero nada sencillo: recuperar a Piqué para la causa.  El central internacional debe dejar de ser noticia en la prensa que no le corresponde (la rosa/amarilla) y centrarse única y exclusivamente en volver a estar entre los cinco o diez mejores del mundo en su posición, algo para lo que tiene mimbres de sobra como demostró hace no tantas temporadas.  Él aportaría la técnica y la calidad en la salida desde atrás, mientras que a su lado haría falta un zaguero de perfil más físico, que sea rápido corriendo hacia atrás cuando el adversario salga a la contra.  Mathieu, con su potente y veloz zancada, es idóneo para ello.  Hacen también falta jugadores que sean capaces de suplir a cualquiera de los dos con garantías o que incluso puedan participar en rotaciones que impidan el desgaste de los titulares.  Marc Bartra  mejora a pasos agigantados y está predestinado a un puesto en el once inicial.  El de Sant Jaume dels Domenys cumple con el perfil de central con calidad para la salida desde atrás (sobre todo por esas conducciones suyas tan características).  Respecto al recambio de Mathieu, aunque suene arriesgado, no sería quizás mala idea confiar en alguno de los zagueros de origen africano del “B” (Bagnack, Diagné o Ié).  Excepto el último de los tres, que llegó fichado desde el Sporting de Lisboa, están acostumbrados a jugar desde pequeños en el estilo de posesión culé, y tienen un físico potente asociado a la genética propia del continente de donde proceden.  Por otra parte, la posición de mediocentro, al no tener que participar tanto en la circulación del balón cómo antes, se le puede confiar a un jugador más típico de esa demarcación, en definitiva, a un experto defensivo.  Y el Barcelona tiene a uno de los mejores (sino el mejor) de ese perfil: el “jefecito” Javier Mascherano.

Interiores: por la derecha, tal y como se ha comentado en la entrada anterior, se debería poder confiar sin preocupaciones en Rakitic.  Aunque su colocación defensiva es la que es -en el fondo, siempre tendrá reductos de su pasado como mediapunta- en el Barça cobra más importancia la recuperación inmediata del balón tras pérdida mediante el pressing, y en eso el croata sí que es un buen activo.  Por otro lado, nadie debería discutir sus prestaciones con la pelota: aunque no sea un experto en el juego de combinación que practica el Barcelona (su mejor rendimiento lo da de hecho actuando de lanzador en planteamientos contra-atacadores) tiene una gran calidad técnica que, con el tiempo, seguro le permitirá adaptarse mejor al tiki-taka.  Mientras tanto, y sin la presión de tener que ser él el organizador principal del juego, su aportación en materia de goles y asistencias debe ser decisiva en el nuevo Barça de Lucho.  En el lado opuesto y siempre y cuando Luis Enrique siga pidiendo lo que pide a los interiores, la mejor decisión sería fichar.  Por características y por, simplemente, ser uno de los mejores centrocampistas del mundo en la actualidad, Paul Pogba podría ser una opción muy interesante.  Lo único que se le debería pedir (sería esencial hacerlo) son dos cosas, quizás sus punto débiles: la falta de trabajo sobre el campo (ya que técnica en acciones defensivas la tiene y sobrada) y aprender a quedarse atrás más ocasiones (tiene la tendencia de irse siempre muy arriba).

Laterales: aquí sí que no hay excusa: teniendo en cuenta la vital participación de los laterales en el sistema de Luis Enrique, se debe poder alinear a jugadores de confianza en ambas posiciones, y tal y como comenté en la entrada anterior, ninguno de los actuales de la plantilla merece tal calificativo. Es por eso que los fichajes son aquí poco menos que una obligación.  En lateral zurdo, Ricardo Rodríguez (también analizado aquí) sería un fantástico fichaje de presente y futuro.  Pocos carrileros en el mundo aúnan una mezcla tan equilibrada de potencia física, talante defensivo y calidad en ataque. Por la derecha no encuentro en candidato tan claro, aunque uno de los que más me gustan es Mattia De Sciglio, del A.C Milan.  Es joven, defiende muy bien, y es un lateral moderno (en cuanto a la capacidad para incorporarse arriba) que además puede jugar en ambas bandas: no tardará en dedicarle una entrada.  Los dos laterales nombrados tienen una facilidad especial para poner centros en el área, los cuales el Barça podría aprovechar mejor ahora con Luis Suárez en la delantera.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada